lunes, 13 de agosto de 2012

amalia


CONCLUSIÓN

En una época de guerras y problemas políticos y civiles donde todos están dispuestos a matar por lograr sus propósitos, no puede haber ningún ganador; todos pierden, algunos sus familias, otros sus amigos, otros como en este caso pierden el amor de su vida, por el que tanto lucharon, o terminan alejándose de su patria, y de sus tierras para poder proteger sus vidas.


 PRIMERA PARTE

En aquella época, seis hombres unitarios habían decidido irse al ejército de Lavalle, pero como el restaurador se entero de esto los mando asesinar, Merlo había sido el encargado de llevarlos a la trampa haciéndose pasar por un colaborador para hacerlos llegar al ejército y esta noche con su silbido traidor los guiaría a las manos asesinas. Eduardo logro escapar ayudado por su amigo Daniel, lo que dejo muy asustados a los asesinos, ya que si este lograba llegar al ejército de Lavalle podría contar lo que había sucedido.

Aquella noche Eduardo conocería a Amalia ya que esta era prima de Daniel y fue allí donde el lo llevo para que se recuperara del golpe que había sufrido en la cabeza, y que lo tenia muy mal Daniel le cuenta a su prima que ha Eduardo hay que curarle y ocultarlo las heridas que lleva son obra del gobernante Juan Manuel Rosas; el doctor Alcorta maestro de Daniel y Eduardo es mandado llamar con pedro un viejo soldado fiel al general Belgrano padre de Amalia y familiar de Eduardo.


SEGUNDA PARTE:

Amalia ha sido una mujer sin fortuna, cuando solo tenia seis años su padre murió, se caso muy joven y al año su esposo murió, después a los tres mese de viuda su madre también falleció, y hace solo unos ocho meses aproximadamente que vive en Buenos Aires. Daniel y don candido van a la casa de doña Marcelina donde le pide hacer un plano del interior del edificio y que escriba en treinta y dos papelitos de colores la dirección del edificio con diferentes tipos de letra. Eduardo discute con Amalia porque el debe abandonar el lugar para no comprometerla a ella en la situación, pero de pronto la hace sonrojar declarándole su amor por ella. 

Manuela la hija de rosas hizo una fiesta a la cual fue invitada Amalia por doña Agustina quien estaba celosa de su belleza, de su glamour, de sus trajes; ella iría con Florencia quien ahora la admiraba y quería desde que se dio cuenta que no había nada entre ella y Daniel, mientras eran las doce de la noche Daniel y Eduardo se reunieron con otros jóvenes intelectuales para hablar sobre la situación que se vivía en estos momentos y que solución debían darle.

Ya en el baile Daniel debía cuidar de su prima y su novia por mandato de Eduardo su amigo quien más tarde se encontraría con ellos para volver a la quinta de Amalia.

Terminada la fiesta se encuentran los jóvenes y marchan a la quinta donde Amalia cuenta a Eduardo los detalles de la fiesta y como el señor Mariño trato de acercársele y su actitud de ofendido cuando la joven lo desprecio; nuevamente Amalia y Eduardo se reiteran todo su amor.
 TERCERA PARTE

La ultima carta de Daniel había sido entregada a un tal Douglas el que se encargo de reunir al joven Daniel con un delegado francés, con el que intercambian ideas de la situación, pero para su desilusión se dio cuenta que las ideas pasadas de moda de los unitarios no alejarían a Rosas del poder. 

Una mujer que viviera junto a la casa de Amalia se percato de la presencia de Eduardo e inmediatamente fue a contárselo a doña Josefa quien se hace presente en la casa de Amalia mientras tomaban te con toda la tranquilidad, la vieja sospechando de Eduardo se le apoya en la pierna izquierda y así logra descubrirlo, ya que la reacción de Eduardo no fue otra que la de alguien que tiene una herida que aun no cierra bien, la vieja se va convencida y todos entienden su propósito y se ponen de acuerdo para sacar al joven de allí. Para cuando el general cutiño se presento a revisar la quinta Daniel se indigno de tal forma que el general se retiro inmediatamente ofreciendo disculpas.

Pero todo se complico y por consejos de Mariño, Daniel empezó a ser vigilado, pero claro que antes fue avisado. 
 CUARTA PARTE

Pasados once días la quinta de Amalia esta desierta, pero Mariño mando hacer una llave que además de falsa inútil, pues el entra en la madrugada y siempre comprueba que todo esta desierto. 

Daniel recurre a manuelita para que le ayuda a Amalia diciéndole que la han acusado falsamente de unitaria y le pide que le de una carta que Amalia mostrara a todos los que van a revisar su casa sin ordenes del gobernador, manuela promete dársela al día siguiente. 

Amalia se refugio en una casa abandonada sobre la barraca del río, conocida con el nombre de la “casa sola”, donde de pronto llega Eduardo.

Mariño sigue a Daniel y logra dar con la localización de Amalia, por suerte esta lo descubre y logran sacar a Eduardo del lugar a tiempo, mas tarde Bello hace creer a Mariño que ha estado todo el rato con Mansilla recorriendo diferentes lugares, lo que hace dudar a Mariño que aquella que vio fuera Amalia, quien según Daniel se encontraba en la ciudad por algunos días.

Daniel le hace saber a Florencia que ella y su madre deben partir a Montevideo lo más pronto, además escribe una carta muy pesimista al representante francés en Montevideo. 

 QUINTA PARTE 

La situación de los unitarios cada vez es peor, Florencia y su madre han decidido emigrar, Amalia no lo hará, porque Eduardo se piensa quedar, Manuela Rosas ordena a victorica no seguir a Daniel por ordenes de la vieja Josefa, porque el solo debe obedecer a su padre o a corvalan. 

Embarcaron en un ballenero Amalia y su madre, pero minutos mas tarde Amalia, Eduardo y luisa su criada escucharon un ruido estridente, y un poco más tarde otro, la ballenera había sido atacada.

Ya estando en la “casa sola” con Pedro, se escucharon unos ruidos de caballos, espuelas y empezaron a tocar la puerta; la que no pensaban ellos abrir, dispararon y por poco destrozan la casa hasta que la pequeña luisa recordó la carta que podía salvarlos y así Amalia dio la cara a Martín Santa Coloma que se encontraba al mando. 

Amalia por fin escogía el vestido para su boda después de tantas dificultades, Eduardo ha sido acogido bajo asilo por el cónsul de Norteamérica.

La hermosa mujer se encontraba en su quinta, ya lista esperando que el tiempo transcurriera rápido, para casarse e irse a Montevideo con su esposo y pedro a quien pidió encarecidamente y con mucho cariño que los acompañara siempre; la boda se realizo rápidamente.

Eduardo partiría este día para Montevideo y Amalia lo haría en quince días, un mal presentimiento que había acompañado a Amalia toda la tarde se hizo realidad. 

Entraron unos hombres a la quinta y se enfrentaron con Eduardo, Daniel y Pedro; primero fue herido el viejo soldado que corrió a proteger a Amalia, después murió Eduardo y por ultimo Daniel también falleció, en el momento que su padre entraba gritando, “deténganse en nombre del restaurador”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada